Deja tu comentario Aquí:

Post producido por: Franco Chinchay | 01/03/2012 18:33:18 -0500
© 2006 - 2012 por la Asociación Civil Factor Tierra.
Todos los derechos reservados
Contacto
| Legal | Institucional

¡Llueve!
Dijeron que sería un año seco… dijeron.
Nelson Peñaherrera Castillo

FACTORTIERRA.NET

CIUDAD DE PIURA

Puente Sánchez Cerro, 24 de febrero, siete de la mañana: 1400 metros cúbicos por  segundo. El agua tiene el color de la violencia de lo improvisado, antes que de lo imprevisto.

La crecida del río Piura fue la atracción de la temporada, luego de meses y meses de haber lucido un caudal de la categoría de un arroyo.

El revestimiento de concreto del Malecón Eguiguren evita que la fuerza de la corriente erosione las riberas de las ciudades de Piura y Castilla, como sucedió en 1983. La obra fue hecha luego que a 60 km al oeste, la Corriente de El Niño provocara lluvias extremas entre enero y junio de ese año.

El río volvió a poner en alerta a la población en 1998, 2001 y 2005. justo hace catorce años, la fuerza del agua destruyó el Puente Bolognesi, el cuarto de norte a sur, llevándose la vida de medio centenar de personas.

“Nunca voy a olvidar esa cifra: 4414 metros cúbicos por segundo”, recuerda la periodista de El Tiempo de Piura, Teo Zavala.

Tras esa tragedia, cada vez que el Piura ocultaba los pilares de los puentes, las autoridades obligaban a los y las transeúntes a pasarlos aferrados de una soga.

A pesar del temor que produjo en la población, el Presidente Regional Javier Atkins creyó que el cuadro no era para tanto.  “Todavía no estamos a los niveles del año 98”, dijo a la prensa.

El Comité de Operaciones de Emergencia Regional (COER) le sugirió en un primer momento que se declare la situación de emergencia, pero la burocracia del Gobierno Regional estaba disfrutando un feriado largo por san Valentín, y el pedido quedó encarpetado.

Recién, el 23 de febrero, Atkins anunció que presentaba el pedido ante el Instituto Nacional de Defensa Civil.

Con el ¡Jesús! En la boca
Mientras el Presidente Regional desestimaba la emergencia, enfrente suyo, hhectáreas de terreno en la localidad de Pozo Oscuro, distrito de Bernal (unos 40 km al S de la capital regional), Piura, estaban inundadas; a lo largo de su curso, la población, con el ¡Jesús! En la boca.

Aguas arriba, en Chulucanas, Morropón (unos 50 km al E de la Ciudad de Piura), el Puente Ñácara, que enlaza la localidad al resto de la región, debió ser cerrado temporalmente, el 9 de fevrero, luego que el nivel del agua estuviera a un metro y medio de la plataforma vial.

Unos 15 km al norte, la quebrada de Sol-Sol, Morropón, se llevó la vida de un sereno de Chulucanas, que intentaba pasar a varios compañeros en una camioneta. Mientras el resto se salvó, el cuerpo del infortunado sigue desaparecido, al cierre de este informe.

Siguiendo 15 km al norte, en malingas, Piura, la quebrada de san Francisco se hizo un gran río, aislándo a la comunidad. Como en cada creciente, los neumáticos de camión y hábiles nadadores suplen la inexistencia de un demandado puente.

En la vecina Cuenca del Chira, la quebrada Carneros interrumpió la carretera Lancones –Alamor, que conecta Sullana con la provincia ecuatoriana de El Oro. Más abajo, el Reservorio de Poechos consiguió almacenar 330 de los 450 millones de metros cúbicos, que ahora puede contener.

Frente a la ciudad de Sullana, el embalse de la Presa Derivadora del Chira se desbordó, inundando campos de cultivo en Marcavelica. En este punto, el caudal está entre los 950 y los dos mil metros cúbicos por segundo.

Al noreste, debido a que se ubican en una zona de baja presión, los distritos donde se practica minería ilegal –Suyo, Sapillica y Paimas, todos en Ayabaca- reciben lluvias torrenciales.

LA Gerenta de Recursos Naturales del Gobierno Regional de Piura (GRP), Cristina Portocarrero, dijo el 24 de febrero, que podría haber problemas con las aguas ácidas, que se pueden infiltrar al suelo; pero le hace falta un estudio más detallado.

Al sur de ellos, y donde se pre-procesa el mineral, Las Lomas, Piura, se declaró en emergencia, y el Reservorio de san Lorenzo, el segundo más grande de la región, se estaba comenzando a desbordar por su lado oriental.

Y cuanto más al este se va, el panorama es complicado, con ríos y quebradas que crecen y lo interrumpen todo, como el tránsito pesado en el Puente Carrasquillo (Morropón, Morropón), o dejan aislada a Huancabamba, en el Puente Río Seco (Salitral, Morropón).

La Niña está triste
Nadie se preparó para la lluvia. De hecho, hasta el mes de diciembre, el Servicio Nacional de Meteorología e Hidrología (SENAMHI) insistió que sería un año seco.

Según dijo, La Niña, que produce un enfriamiento de las aguas de mar frente a las costas de Piura, repetiría la ausencia de lluvias de 2011.

“El problema es que el cambio climático es impredecible”, observa Teo Zavala, también especialista en periodismo científico.

Un súbito desplome de temperaturas en noviembre pasado sorprendió a la población. En plena transición de primavera al verano, ciudades como Sullana registraron 11 grados Celsius, o Catacaos, que llegó a 8. estas temperaturas son normales en la sierra, pero no por debajo de los 500 metros sobre el nivel del mar.

Productores de mango de toda la región, que ya estaban alarmados por la tardía floración de la fruta, temían una caída en la producción. Ahora no tienen cómo transportar la poca que lograron.

“Los que se podrían beneficiar son los productores de arroz, porque el cultivo requiere humedad permanente”, opina, a FACTORTIERRA.NET, el ingeniero agrónomo Luis Zevallos Muro. Sin embargo, ni el cereal se salva porque la humedad ha sobresaturado algunos suelos y ha arrasado sembríos en el Valle del Alto Piura.

Zevallos, quien trabajó en Jayanca, Lambayeque, ha visto cómo se han perdido cultivos de maíz y frutales.

La primera semana de febrero fue pródiga en precipitaciones a lo largo de todo el Perú, incluyendo una granizada en el Valle de Cajamarca.

¿Por qué SENAMHI no pudo pronosticar el evento? Todavía no hay respuesta oficial, pero se identificó a la causante: una masa de humedad amazónica, la que, al ser transportada por los vientos alisios, que aquí corren de este a oeste, llevó y descargó lluvia, hasta en lugares donde no es usual, como la ciudad de Lima.

La masa pudo ser causada en parte por el Océano Atlántico. Que siempre es más caliente que el Pacífico, a la misma latitud, porque carece de corrientes de agua fría, como la de Humboldt. El resto lo hizo la amazonia.

Sin barreras
Para el biólogo Fidel Torres Guevara, quien estudió los efectos de la Oscilación de El Niño/La Niña sobre la biodiversidad piurana, el evento no es sorpresivo ya que todos los veranos australes llueve sobre la región.

Pero, ¿cómo se explica que zonas como el sur peruano también soporten precipitaciones?

“En condiciones normales, El Niño permite que mientras el norte esté bajo lluvia, el sur esté seco, debido al calentamiento del Océano Pacífico frente a Piura”, explica Torres.

“Pero La Niña enfría el agua, lo que sumado a la frialdad de la Corriente de Humboldt, no genera suficiente evaporación para cargar las nubes. En consecuencia, hay sequedad”, agrega.

Recordemos que mientras El Niño/La Niña se mueve de norte a sur frente a Sudamérica, la de Humboldt va a la inversa. La colisión se produce frente a Colán, Paita, en condiciones normales.

Sin una barrera térmica que la contrarreste, la humedad amazónica fue capaz de remontar los seis mil metros de la Cordillera de los Andes y su ancho considerable en el centro y sur del Perú.

En el norte, la historia es distinta y hasta normal. La Cordillera no es tan ancha ni alta, por lo que el trasvase amazónico es eficiente. Recordemos que la cota máxima de Piura es apenas 3900 metros (en Cerro Negro, Huancabamba), un 40 por ciento menos que el resto de la cadena tanto al norte como al sur.

“Estas lluvias son normales. El problema es que nadie se ha dado cuenta de los indicadores que ya daban señales de que se aproximaba”, sostiene Torres.

Pregúntale al árbol
Usualmente,, los pronósticos del tiempo se hacen cruzando muchas variables matemáticas combinadas con información que proporcionan los satélites meteorológicos.

Los cálculos pueden ser tan precisos, que llegan a establecer el punto geográfico exacto donde un evento climatológico pudiera acaecer, por lo que tomar precauciones y salvar vidas es relativamente fácil.

En 2005, cuando el Huracán Katrina barrió la costa sureste de los Estados Unidos, científicos alertaron el riesgo que viviría Nueba Orleans, Louisiana, por donde ingresaría el meteoro.

Pronosticaron que las lluvias del huracán más los vientos alterarían el nivel del mar, incrementarían el caudal del río Mississippi, e inundarían la ciudad.

El evento se cumplió con centenares de metros de error. Que las autoridades federales no tomaran previsiones ya es otra historia.

“La diferencia entre ellos y el Perú son los millones de dólares que se invierten cada año en investigación”, explica Fidel Torres.

Del Producto Interno Bruto peruano, el dos por ciento se orienta a educación y sólo una décima parte de esa proporción se va a investigación.

“Por eso es que acá la máxima ventana para un pronóstico es de una semana, y sin la seguridad de que se cumpla”, dice el científico.

Ahora mismo, él se encuentra elaborando un estudio donde el pronóstico del tiempo pudiera incorporar variables que no dependen de la tecnología sino de la sabiduría popular.

“La gente del campo no ve el satélite para saber si va a llover o no. Observa el comportamiento de algunas especies de animales y vegetales, y eso le permite saber qué tiempo le espera incluso con tres meses de anticipación”, explica.

Aunque ya tiene identificada una media docena de estas variables, el modelo aún no es científicamente concluyente, debido a que debe adaptársele a ecuaciones matemáticas… y está buscando un o una especialista en el tema.

El Presidente del Perú, Ollanta Humala, prometió que se incrementarían los fondos para investigación científica, pasando por la creación de otro ministerio ad-hoc. Hasta la fecha no hay avances al respecto.

Las universidades que reciben dinero por concepto de canon para generar ciencia, lo destinan a planillas, edificios, o no lo gastan del todo.

“El problema es que el Perú prefiere invertir en sacar minerales, pero no en conocimiento”, reclama Torres.

Mientras tanto, llueve. “A la gente sólo le queda esperar que pasen estas lluvias, y esperar las siguientes”, observa Luis Zevallos.

Víctor Labán, del COER Piura, ya avisó que las lluvias continuarán en marzo, basado en reportes del SENAMHI. Y de ésta depende dar una opinión técnica para declarar la emergencia.

Un asesor de la Presidencia Regional de Piura dijo a FACTORTIERRA.NET que sí se está evaluando la situación, y se tomarán las medidas que correspondan.

La población no lo siente así, y sólo le queda asistir a espectáculos surrealistas, como ver al río Piura veleidoso jugar a socavar la paciencia de las obras humanas, mientras los sauces y algarrobos, antes que bailar, están por ser arrancados de raíz.

Con informaciones de Radio Cutivalú en Piura, Liliana Alzamora en Tamboghrande y Roberto Saavedra en Chulucanas.
© 2012 Asociación Civil Factor Tierra. Todos los derechos reservados.
¿Cómo enfrentaron estas lluvias en tu localidad? Cuéntanos a continuSigue el desarrollo de esta historia en nuestra página de Noticias.
Cuéntanos cómo las lluvias afectaron tu localidad.

FOTOS
Animacion FLASH

El contenido de esta página requiere una versión más reciente de Adobe Flash Player.

Obtener Adobe Flash Player

El Océano Pacífico suele ser frío frente a Piura. El Niño puede calentarlo, incrementar la evaporación y producir lluvias sobre la faja costera; pero los vientos alisios impiden que traspasen la Cordillera de los Andes. La Niña, que enfría el mar, no necesariamente genera lluvias.
Animación por Franco Chinchay / TFB vía FACTORTIERRA.NET

El contenido de esta página requiere una versión más reciente de Adobe Flash Player.

Obtener Adobe Flash Player

El trasvase amazónico consiste en la transferencia de humedad desde la Amazonia., impulsada por los vientos alisios. Los primeros frentes de lluvia de 2012 tuvieron ese origen.
Animación por Franco Chinchay / TFB vía FACTORTIERRA.NET

El contenido de esta página requiere una versión más reciente de Adobe Flash Player.

Obtener Adobe Flash Player

Las lluvias en Piura suelen producirse por la acción combinada de la humedad producida por el calentamiento del mar, al oeste, y el trasvase amazónico, al este. Como resultado, la mayor parte de las precipitaciones se producen sobre la Cordillera, pero los frentes pueden extenderse al resto de la faja costera. Animación por Franco Chinchay /TFB vía FACTORTIERRA.NET