El camino de las nubes

Una nueva interpretación del culto más famoso de Piura abre dos teorías.

Nelson Peñaherrera CasttilloCIUDAD DE AYABACA -- ¿La fiesta del Señor Cautivo es un masivo acto de fe católica, o es la reminiscencia de antiguos cultos, los que, erradicados por la conquista española, durante la “extirpación de idolatrías”, se transformaron en una manifestación completamente nueva?

El sociólogo Raúl ZevallosOrtiz  acaba de publicar un ensayo que sugiere que la peregrinación moderna al Señor Cautivo podría tener un origen remoto en el tiempo.

Según Zevallos, durante la época preinca, los pueblos de las tierras bajas del departamento de Piura, mayormente un desierto, comenzaron a indagar de dónde venía la fuente de su existencia: el agua.

La costa de Piura está regada por dos ríos: el Piura y el Chira.

El primero nace en lasierra sur de la actual provincia de Huancabamba, y es de curso irregular, esto es, repleto en los meses de lluvia, y casi seco durante los estíos.

El segundo tiene dos fuentes: la más norteña está en Loja, Ecuador, y las sureñas se reparten a lo largo de la porción oriental de la provincia de Ayabaca, colindante con el ecuador.

A diferencia del Piura, el Chira es de curso regular, es decir, de caudal constante durante todo el año.

Entonces, Zevallos sugiere que, cuando los pueblos de la costa siguieron el curso del río, cuesta arriba, llegaron hasta los Andes de Ayabaca, donde dejaron diversas ofrenndas en agradecimiento. La evidencia arqueológica de tales exploraciones son varias piezas de cerámica de pueblos costeños, las que pueden verse en el Museo de Ayavaca.

Sueños húmedos… ¿o pesadillas secas?
El promotor y curador del recinto, Mario Tabra Guerrero, cree que tales peregrinaciones pudieron remontarse hasta el momento mismo del poblamiento de la zona, que estima en 11000 años de antigüedad.

Los mejores vestigios arqueológicos son los dólmenes megalíticos del cerro El Toldo, al noreste de la ciudad de Ayabaca, que parecen venerar a falos erectos. Según Tabra, esto podría considerarse como una preocupación de los antiguos pobladores por conservar la fertilidad del terreno.

Por su configuración edafológica, el suelo alrededor de la ciudad de Ayabaca parece ser franco-arcilloso, lo que garantizaría esa fertilidad para la producción de alimentos; pero, ésta sería imposible si no existiera agua.

Hasta la actualidad, el agua sigue siendo una preocupación para los pobladores rurales locales.

A lo largo del camino a Ayabaca, pueden verse plantíos de maíz, un cultivo que demora cuatro meses en crecer y ser cosechado, pero que sólo se cultiva si hay suficiente agua. Y lo que falta en la zona son grandes obras de irrigación, como las que sí hay en la costa.

La inexistencia de lluvias es una maldición para agricultores locales, puesto que se quedan sin alimentos y sin sustento. Y la zona alrededor de Ayabaca es una de las más pobres de Piura.

¿Panteísmo católico?
Llueva o no, el agua es una de las principales preocupaciones de los pobladores actuales, tanto así que se ha convertido en una cuestión de fe.

Todas las Semanas Santas, es posible ver cómo llevan ofrendas –semillas, y hasta agua- al Señor Cautivo, con la finalidad de pedir su abastecimiento constante, como anota Efraín Ríos Castillo, director del Instituto Pedagógico “Manuel Vegas Castillo” de esta localidad.

El docente sostiene que esta costumbre pudiera ser una reminiscencia del antiguo rito del “pago” (ofrenda) a la pachamama, la Madre Tierra, sólo que ahora representada en la imagen del Señor Cautivo.

Y no sería el único ejemplo. A lo largo de las tierras conquistadas, los españoles hicieron un gran esfuerzo en desterrar los cultos aborígenes, mayormente panteístas, sin éxito; entonces, probaron a tomar elementos de aquellos cultos y los combinaron con valores católicos. Tal proceso es conocido como sincretismo.

Uno de los más populares y exitosos, desde la visión hispana, es la Virgen de Guadalupe, en Ciudad de México, cuyo santuario, según autoridades locales, supera los 20 millones de visitantes cada año.

La teoría de Ríos cobraría fuerza si se determina el calendario agrícola local de los últimos cinco siglos, el hecho de las ofrendas de Semana santa, que coincide con el fin del periodo de lluvias en la zona, y probablemente, el éxito de las campañas de un cultivo, por ejemplo, el maíz, que fue uno de los más extendidos en la sierra peruana desde tiempos preincas.

El maíz requiere una dosis regular de agua a lo largo de su periodo vegetativo.

La imagen de un antiguo pueblo
No hay cálculos oficiales de cuánta gente acude a las peregrinaciones al Señor Cautivo… pero, ¿qué se sincretizó en esta talla?

Raúl Zevallos sugiere que la imagen pudiera estar inspirada en diversos íconos ayawakas, un pueblo que vivió, en principio, en lo que hoy es el territorio del distrito de Ayabaca, antes del siglo XV d.C.

La nueba acepción del nombre quechua es “lugar sagrado de nuestros antepasados”, lo que para Zevallos parece ser consistente con el destino de las peregrinaciones.

Uno de los centros de convergencia religiosa más importantes es el cerro Aypate, que lleva el nombre de un ser mitológico, Aypatiq, que parece significar “el buen poderoso”.

La leyenda dice que era impetuoso, que se ganó el respeto del curaca local, cuando logró traer a un venado, por medios pacíficos, acambio de la mano de su hija.

Mario Tabra recalca que el venado era un animal de adoración para los antiguos pobladores, debido a su agilidad, aparente inocencia y majestuosidad, por lo que se le consideraba el símbolo perfecto de armonía con la naturaleza.

Sin embargo, Aypatiq era indómito, por lo que solía ser amarrado de manos para controlarse. Incluso, tumbas halladas en la base del cerro Aypate muestran cuerpos con las manos atadas al mismo estilo del Señor Cautivo.

Zevallos dice que todas estas imágenes fueron transferidas a las potencias de la corona y las manos atadas que tiene la estatua de madera.

Además, el rostro del Cristo tiene brillantes gotas de sangre. El detalle, para Zevallos, parece no ser casual.

Cerca del cerro El Toldo están los petroglifos de Samanga, dibujos esculpidos en piedra, estudiados por el antropólogo italiano Mario Polía Meconi,y que parecen sintetizar la cosmovisión de los pobladores preincas. En el centro de ellos, hay un ser con grandes gotas, que media entre el cielo y la tierra, como pidiendo que el líquido elemento no falte.

Aunque, para Polía, el petroglifo parece haber marcado el tránsito del sol por el cielo, y este astro es clave para el crecimiento de las plantas, y aún de la generación de agua.

El resto del rompecabezas lo completaría la peregrinación, que, en el razonamiento de Zevallos, pudiera rememorar las antiguas expediciones buscando y pidiendo el fluído.

Herencia hispana
Aunque no quiere descartarlo por completo, Efraín Ríos no comulga con esta teoría, puesto que las peregrinaciones por el agua pudieron haberse eliminado, como culto pagano, con la llegada de los españoles en 1532 D.C. las peregrinaciones actuales se remontan a 1948.

Si tales desplazamientos son un sincretismo cultista, ¿por qué no se desarrollaron o promovieron durante 400 años?

Ríos piensa que la peregrinación es, mas bien, una herencia española, ya que en la península era una de sus costumbres de fe más importantes, como la famosa peregrinación  a Santiago de Compostela, en Galicia.

¿Hidroteísmo?
Donde Zevallos, Tabra y Ríos parecen coincidir es que sí habría existido un culto preinca al agua, en tanto dadora de vida.

De hecho, la actual ciudad de Ayabaca, está casi en la cumbre del cerro Calvario, que pertenece al ecosistema de bosque de neblina, uno de los dos hidrogeneradores de agua de Piura, junto con la jalca (también llamado “páramo”).

El bosque de neblina toma la humedad de las nubes, la lleva hacia el suelo, y la hace brotar como puqios o manantiales, como los que pueden verse a lo largo de la ciudad de Ayabaca.

Pero si se quiere ver a la Naturaleza en acción, puede irse a unos cinco minutos del área urbana, en el pueblo de Yacupampa (en español “llanura de agua”), dominado por el cerro Yantuma (en español, “diadema”), último bastión ayawaka, que se resistió a ser conquistado por los incas.

Entre este cerro y el vecino de Chacas (en español “puente”), es posible ver todas las tardes “la danza de las nubes”, el choque de masas de humedad del Pacífico y la Amazonia, que son capturados por la vegetación de ambas moles, y que, ladera abajo, dan origen a los ríos Macará y Quiroz.

Yantuma es considerado un apu o dios protector de la montaña, hasta la actualidad, junto con el Chacas y el Calvario. Frente a ellos, del otro lado del valle, se puede divisar al Balcón, el Aypate y el Granadillo. En la base del primero, estaba la antigua ciudad de Ayabaca o Ayavaca Viejo, muy cerca del apu que parecía dar el agua.

Con la aparente finalidad de extirpar una idolatría, los españoles habrían tallado la imagen de la Virgen del Pilar, y forzado la migración del pueblo hasta el emplazamiento actual. La misma técnica fue usada cerca de Ayabaca, en Chocán, donde las imágenes usadas fueron las de san Francisco y la Purísima.

El común denominador de todas es una fuente de generación de agua, un pueblo que le rendía culto y católicos celosos de erradicar el paganismo en las Américas. En todos los casos se tejió una leyenda de la imagen de carne y hueso, que se transforma en piedra, que exige construir un templo y, en consecuencia, asentar una población.

En el caso de Ayabaca, la Virgen del Pilar pareció no haber cumplido tal objetivo a cabalidad, por lo que a mediados del siglo XVIII, el padre García Guerrero mandó esculpir al señor Cautivo, según Zevallos, usando sutiles reminiscencias iconográficas ayawakas.

Pero Ríos observa que la misma talla puede verse en el centro del Perú, como el Señor de Huamantanga… y el pueblo ayawaka, en el mejor de los casos, parece haberse extendido hasta el piedemonte occidental de Piura.

El hecho innegable es que la peregrinación al Cautivo es una de las más numerosas del norte peruano, con fieles que vienen de tan lejos como Tacna, en la frontera con Chile, o del ecuador, y hasta de Colombia, además de todos los rincones de Piura.

Y para quienes tienen mucha fe, también es innegable la energía y el recogimiento que se tiene dentro del templo del Cautivo, y esa inexplicable fuerza que para algunos transmite esa mirada tan penetrante de la estatua, a la que se atribuyen varios milagros, y a la que, en cierto modo, hasta las nubes parecen ir a su encuentro.

© 2013 Sirius Audiovisuales y Multimedia.
COMENTA: El autor recibe tus impresiones en sus cuentas de Twitter, Facebook y LinkedIn.

Comenta Aquí: